Fumar es indispensable cuando no se tiene a nadie a quien besar.

— Sigmund Freud